lunes, 26 de abril de 2010

Roger Gilbert-Lecomte...Seis Poemas


LA BUENA VIDA

Yo nací como un viejo
Yo nací como un puerco
Yo nací como un dios
Yo nací como un muerto
Sin ser nada mejor

Yo gocé como un puerco
Yo gocé como un viejo
Yo gocé como un muerto
Yo gocé como un dios
No lo encontré mejor

Yo sufrí como un puerco
Yo sufrí como un viejo
Yo sufrí como un muerto
Yo sufrí como un dios
Sin sentirme mejor

Moriré como un viejo
Moriré como un puerco
Moriré como un dios
Moriré como un muerto
Y será lo mejor


EL GRANDE Y EL PEQUEÑO GUIÑOL

Estábamos en la hulla y tú hablabas de muerte
Los destinos pasaban rojos aullando
Los corderos del mar se suicidaban
Golpeando con el cráneo las rocas de la orilla

Estábamos en el mar y tú hablabas de brumas
A las burbujas del mar imbebible
Los peces del cielo pasaban a lo lejos
Estábamos presos por la arena y los pulpos

Estábamos en la negrura y tú hablabas de esperanza
La hora pasó ya no es hora
El cielo volcado como un tazón se vacía
En el hueco de la negrura

Estábamos en las piedras y tú hablabas aún
De la sangre que hace daño y de las lágrimas
Estábamos ya en las entrañas de la profundidad
Estábamos en las espadas

Estábamos en el fuego tú hablabas del suicidio
Universal


LA VIDA ENMASCARADA

Gran estatua de mujer de cera pálida y pesada
La estatua que da vueltas con lentitud siempre espantosa
Trompo girando en el aceite de dormir
Faro de ojos cerrados cuya faz de eclipses
Sólo proyecta los rayos paralíticos del espanto

Gran prisión de cera en forma de mujer
Que encierra murado en el hueco de su molde
Un cadáver viviente de mujer
Comiéndose por dentro su figura de estatua

En cada vuelta de lentitud espantosa
El cadáver viviente de mujer encerrada
Lanza un único grito inmenso y silencioso
Que hace temblar la cera imperceptiblemente

Para el espectador hechizado
En la primera vuelta se presenta la faz
Enmascarada por una nube roja y que se estira
Como el pulpo de la sangre en el fondo de los mares

En la segunda vuelta aparece la faz negra y cerrada
Cual máscara de hollín hecha de polvo y grasa

En la tercera vuelta con lentitud espantosa
La faz muestra sus dientes

El espectador se duerme
Se despierta encerrado entre muros
En el vientre viviente del cadáver moldeado de cera
En un mundo que gira con lentitud espantosa
Lleno de sierras y de ratas


DUELO DE AZUR

Cual corazón que gotea
Lentas lágrimas pálidas

Bajo esa máscara de perlas
Ahoga un gran grito rojo

Estrangula al aullante
Ciclón en remolinos de la sangre

El pájaro púrpura abatido
Del árbol de la vida

Los pulpos del vértigo
Con todos sus brazos lo estrechan

Una agonía presa
De besos de ventosas

Palpita y se estremece
Con apagadas plumas

En su última sacudida
Agita un ala rota

Denunciando la presencia
Inmóvil de las puertas


LA ETERNIDAD EN UN PARPADEO


Aquél que vea su doble de frente debe morir

Último término del drama para el vidente solitario
Espejo un ojo mira un ojo que lo mira
Ofrecido y no aceptado don puro y puro rechazo
De extranjera que ya no puede más que ya no puede más
Donante que ha bebido en las fuentes del insulto

Obsesión del reflejo helado sombra vacía
De ese doble que se revela más uno mismo que uno
Simulacro refutado de claridad mentirosa
perdida en olas de sombra en sombrías aguas de muerte

Milagro de la mirada que mira al ojo que flecha
Una mirada invertida vigilante asesina
Provocadora
Asesinato lo llaman suicidio en el juego de muerte

Inmortal que pasa a través del espejo
Pupila contraída por un acto destruir
Es la estrella-fantasma con alma de fuego negro
El punto cero en su propio interior vibrante

El ojo devorará al ojo en el punto cero de lo eterno





LA SANTA INFANCIA O LA SUPRESIÓN DEL NACIMIENTO


Hablaré de lo negro
Muñeca de porcelana
Enterrada en el humus de una selva olvidadiza y traidora
Donde danzan los esqueletos con sus vestidos de telaraña
De las hojas muertas reducidas a encaje

Hablaré de lo negro
Al soplo de las cavernas
Con una tierra de hongos fosforescentes

Hablaré de lo negro a los caracoles retraídos
Hablaré de lo negro
A la lluvia de hollín
Al redondel de agua de luna quieta en el fondo de los pozos
A los toneles que ruedan en el sótano a media noche
cuando gime la dama blanca

Hablaré de lo negro
A la otra faz de los espejos
Hablaré de lo negro
Del inmortal tormento
de la más antigua desesperación
frente al mundo ausente
Cuando todo sea blanco

entonces hablaré de ver
Cada vez que me adormezca
A esa mujer que se ha dormido
Llorando sobre la tierra
Admirable cabeza cabeza de muerta
velada de negra esperanza de niñez destrozada

Una mirada torva bate las alas
Cerca del lecho vacío y ensangrentado
Habrá que colgar a la parturienta
Por el antiguo crimen del Limbo

El que nació muerto y retornó a su lugar de origen
No creerá en el diá mentido por el sol
El aire negro no ensucia el umbral de sus narices
Sin que palpiten sus narices
Sin que su ojo se entreabra en el despertar atroz

Con la vida renegada antes de existir
En el lugar de nacer él retorna
Por el hilo que une al ombligo con el cenit
A las fuentes de cristal de las maravillas del vacío

No hay comentarios:

Publicar un comentario